Un predio que, además de ser el descanso definitivo de muchos vecinos destacados que construyeron la historia social de Magdalena, es un interesante paseo para admirar la arquitectura de sus monumentos y tumbas centenarias. Fue inaugurado en 1875, ya que originariamente el “campo santo” se encontraba detrás de la Capilla.

Escribe una reseña

Haga clic para calificar